Viena, una ciudad sin precedentes

Aunque pueda sonar trillado, Viena sigue siendo una ciudad ampliamente visitada por los turistas cada año debido a la cantidad de monumentos, paisajes naturales e historias que reúnen sus calles.

Constituye uno de los núcleos principales de Europa Central, ubicándose a orillas del Danubio en el valle de los bosques de Viena. No solo es la capital de Austria, sino también de sus nueve estados federados o Bundesland Wien.

Viena es una ciudad con un riquísimo pasado histórico, y conforma el conjunto de capitales más antiguas de Europa, disponiendo de un importante compendio de estructuras arquitectónicas y elementos artísticos.

No por nada durante los siglos XIX y XX Viena fue considerada tanto capital musical y de debate político en Europa, lo que le imprimiría un carácter cultural significativo a lo largo de los años.

Aspectos importantes de Viena

Se remonta al primer siglo poscristiano cuando los romanos establecieron el campamento militar de Vindobona.

Hemos de destacar que el paisaje urbano de hoy se caracteriza por la abundancia de edificios barrocos construidos bajo el gobierno los emperadores María Teresa y Francisco José, responsables de la arquitectura monumental en torno a la Ringstrasse.

Algunas estructuras famosas en Viena son la Schloss Schönbrunn, antigua residencia de verano imperial, el monumento Gloriette, la Casa de las Palmeras y el zoológico, que atrae a millones de visitantes anualmente.

El palacio barroco de Belvedere alberga actualmente a la Galería austríaca, que dispone de la mayor colección de obras de Klimt y Kokoschka.

Otros puntos de referencia resaltantes de Viena son la Catedral de San Esteban, la noria ubicada en el Prater, el antiguo parque recreativo de Viena, y la Escuela Española de Equitación.

Es sumamente curioso que Viena cuente con tantas galerías y museos, todos de reputación internacional entre los que se pueden mencionar el Kunsthistorischen Museum con la colección más grande del mundo de pinturas de Bruegel y MuseumsQuartier.

Cada museo alberga sistemas de seguridad y cerraduras de calidad, lo que hace posible que cada cuadro permanezca en su lugar sin que personas inescrupulosas alteren su localización.

Hoteles y gastronomía de Austria

Como sucede en el resto de las ciudades europeas, es importante tratar de conseguir un hotel económico en caso de que hagas una gira en una que otra ciudad del continente. Pero si estarás solamente en Viena, no tiene nada de malo hospedarse en hoteles de mayor calidad.

Tan solo averigua con un poco de anticipación a través de la web o agencias de viaje, y disfrutaras de la mejor estadía que solo Viena te puede ofrecer.

Tampoco puedes privarte de probar la gastronomía austriaca, la cual tiene cierta influencia húngara, checa e incluso alemana. Prueba el strudel de frutas o kaiserschmarren con una taza de café en el desayuno, mientras que para el almuerzo puedes optar en comer un Wiener schnitzel.

Viena no tiene desperdicio independientemente de la forma en como la mires, y si lo que buscas es enriquecerte cultural y personalmente no dejes de visitar estar hermosa ciudad. ¿Te animas?