Escapando del Alboroto

A todos no les gusta el bullicio del carnaval, hay quienes odian los disfraces, aun mas lo payasos y la máxima expresión de las conductas basadas en la idiotez. Aunque este no es mi caso, algo así es más o menos lo que creo que sienten esas personas que odian tales fiestas mundiales, de las cuales suelo disfrutar profundamente. Pero como hay que respetar cada punto de vista y la forma de vivir de cada quien, sin tener que mostrarle a nadie lo maravilloso que puede ser, ellos pueden irse en la dirección contraria si es de su agrado.

Mientras los destinos se disparan en precios y demandas para los que son anfitriones de carnavales, existen otros destinos que pueden muy bien aprovecharse, por ser todo lo opuesto. Se puede conseguir una baja demanda o temporada baja, que son propios para pasar momentos tranquilos de vacaciones en parejas, grupales o en soledad. Aunque esta no sería mi opción preferida la soledad a veces es muy acertado encontrarse con uno mismo, para desintoxicarse de una vida llena de responsabilidades.

A veces no tienes que solicitar los servicios de grandes hoteles para pasar unos días fuera de casa, también se puede disfrutar momentos inolvidables en cálidas posadas o chalets sin tener que tropezarte con tanta gente. La comodidad puede ser muy buena pero la seguridad dependerá de que tan bien este equipada el establecimiento residencial con dispositivos cerrajeros, hay muy buenas posadas para que se pasen momentos en familia o grupales sin tener que estar sujetos a planificadores de viajes. Moviéndose por la ciudad a un ritmo propio, lo importante es que no dejes de cumplir con las recomendaciones del arrendador sobre tu seguridad que obviamente son replicadores de consejos de algún cerrajero experimentado http://cerrajeros-viladecans.net/.

Por cierto las aplicaciones de teléfono cada vez son más eficientes para encontrar hoteles o destinos turísticos que jamás hubieses pensado. No me gusta ser tan predecible e ir a donde todos quieren ir, tomarse fotos en el mismo lugar que tus conocidos y pantallear con tus vacaciones, mi sentido de un viaje es otro, prefiero conocer lugares y servicios que no tan conocidos, mirar la puesta del sol desde un ángulo distinto al que nos ofrecen las agencias de viaje. A veces no conoces lugares fabulosos muy cerca de nosotros porque no se está abierto a ver la belleza de lo más simple.

No hay que gastarse una fortuna para disfrutar de un viaje, para hacerlo inolvidable solo debes tener a disposición, la compañía perfecta y el dinero justo para que desde la sencillez o de lo más excéntrico empezar a crear momentos mágicos que queden en nuestras mentes para toda la vida. Salvo las fiestas locales de cada ciudad ya se acerca las fechas de la semana mayor para tener una nueva excusa para movernos, a trabajar duro hasta las próximas fechas santas, hacer el dinerito necesario para salir en buena compañía a conocer nuevas tierras. Viajar es un placer y los placeres hay que disfrutarlos.